sábado, 13 de diciembre de 2014

Nueva vida...

Me salté el final del verano.
Me salté el inicio del colegio de mi hija.
Me salté la divertida inadaptación escolar.

Yo me había mudado a mi barrio madrileño de toda la vida con la ilusión de que si algún día tenía hijos, se criaran jugando en mi parque y yendo a mi colegio, ese del que tengo tan buenos recuerdos y del que conservo a buenos amigos.

Llegó la hora de elegir cole y saqué los galones, desempolvé el libro de escolaridad de la EGB y mi peque consiguió entrar en mi cole de toda la vida. Septiembre y los siguientes 9 años iban a estar chupados.

Y entonces llegó septiembre y Papá 2.0 volvió un día a casa con una pregunta que hacernos.

Y así fue como todo empezó a tambalearse. Las cosas importantes empezaron a cobrar más sentido y el resto cayó por su propio peso, como las hojas del otoño.

Y así fue como dejé éste blog en stand by esperando a ver qué pasaba con nuestra vida.

La vida sigue, pero la vida cambia. Y éste cambio bien merece un nuevo escenario en el que contarlo, así que, si quieres saber más, vas a tener que seguir leyéndome aquí:

3 comentarios:

  1. Bruselas y yo os esperamos con los brazos abiertos...

    ResponderEliminar
  2. Qué me dices!!! Pues sí que a cambiado tu vida, espero que para mucho muchísimo mejor. Te sigo en tu nuevo blog. Mucha suerte en Bruselas!

    ResponderEliminar
  3. Guadaaa!!! Si el tiempo pasa volando!! Sólo tienes que ver a Alejandra! Hace nada era una bebita y dentro de poco retornará a nuestro cole!!!
    Un besazoooo enormeeee!!!

    ResponderEliminar