jueves, 26 de abril de 2012

Los prescindibles del bebé...

Con motivo de la reciente adquisición de la silla del coche de la peque tuvimos la feliz idea de dedicar un sábado al infierno de los centros comerciales, por aquello de verlas y tocarlas. La conclusión fue que, en vista de que o no te atendía nadie y no daban información o no sabían responder a nuestras dudas, nos daba igual verlas y tocarlas y la íbamos a comprar por Internet. Y así fue. Consultamos la web de la OCU, el RACE y el RACC (que en realidad es lo más importante que uno tiene que saber) y nos decidimos por la Cybex Pallas 2 Fix comprada en Sillacochebebe.com. Y a día de hoy me siento como si hubiera estudiado un MBA sobre sillas... preguntad, preguntad...

Pero lo más importante es que me traje unos cuantos folletos del grosor de las páginas amarillas (todos ellos sin precios) de las tiendas de cosas de bebés, lo que me hizo reflexionar una vez más sobre la cantidad de chorradas que nos tratan de vender a los padres primerizos.

Así que, tras mi especial sobre "Los imprescindibles del bebé" aquí va la lista de las cosas que no he echado en falta o que han acabado en el trastero, que también. Voy pasando páginas y os cuento.

  • El móvil de la cuna con los ositos musicales que te obliga a hacer movimientos chunguísimos para sacar o meter a la peque de la cuna y que en alguna ocasión casi nos deja tuertos en plena noche. Nos lo prestaron y duró puesto dos semanas. La peque no necesitaba tanto entretenimiento. Se estimulaba la mar de bien con los dibujos de la cuna o con su muñeco sonajero.
  • Parque. Objeto infernal que ocupa media casa y que se tiene porque así no se te escapa el hijo y luego recoges metiendo todo dentro. La realidad es que luego sólo lo puedes usar durante unos meses y es como una cárcel. Y al final se escapan. Siempre los odié y no lo he necesitado.
  • Vigilabebés. Ya quisiera yo tener una casa lo suficientemente grande como para necesitar un cacharro de estos. Entre el "ala norte" y el "ala sur" de mi casa hay un tabique, así que con el oído de tísica que te da la maternidad, es imposible no enterarme de cada "gu" que hace, aunque sean las 3 de la madrugada. Y la cámara de visión nocturna tampoco la he echado de menos, aunque tiene que molar.
  • Andador. ¿Pero no estaban desaconsejados? El mejor, el que no se compra. Una cosa menos.
  • El asunto de la teta es delicado (además de verdad). Lo mío fue una relación breve pero aún así os diré que mi almohada de lactancia no me resultó nada práctica y mejor comprarla después, si acaso (yo la he usados después para apoyar a la peque cuando su problema de cadera), el sacaleches tampoco es una cosa que tenga una que comprarse antes y te lo pueden prestar o alquilar, aquí el estudio de que no pasa nada.
  • Esterilizador. Habiendo agua, jabón, lavavajillas y microondas, ya está la cosa bien limpia. Un cacharro menos. No lo he necesitado nunca.
  • El calientabiberones. Yo tengo un hervidor para hacerme mis infusiones que siempre tiene agua hervida, me parece otro cacharro que habiendo microondas o cazos para calentar el agua sólo sirve para ocupar espacio.
  • Robot de cocina. Si te quieres comprar la Thermomix no uses a tu hijo de excusa. Sinceramente, me gusta cocinar y no hace falta ningún cacharro de éstos para hacer sus purés.
Y seguro que me dejo más cosas... ¿Qué te ha sobrado a ti? ¿qué cacharro te compraste o te regalaron que nunca usaste?

7 comentarios:

  1. Pues me viene genial tanto tu lista de prescindibles como la de imprescindibles.

    Soy embarazada primeriza y quiero ir conociendo las verdaderas necesidades del bebé, más que nada porque la futura abuela está eufórica y ya está empezando a calentarme la cabeza con "mira esto" y "mira lo otro" jajaja.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  2. La familia y losamigos es probable que te regalen cosas, más si es el primer nieto... pero tú siempre puedes darles ideas.
    Valora el espacio que tengas y ya te digo que a día de hoy parece que cuando uno va a tener un hijo necesita un centro comercial y lo más importante no se compra en las tiendas...
    Disfruta tu embarazo!

    ResponderEliminar
  3. Yo miré y remiré escaparates, consulté catálogos y páginas web, y solo saqué una conclusión. La clave está en pensar antes de comprar, hasta donde nos facilita la vida el progreso y donde empieza la estupidez, porque nos quieren vender de todo. Cada situación requerirá unas cosas u otra, y salvo que vivas en un sitio alejado de una ciudad o un centro comercial, podrás comprar casi todo sobre la marcha, así que en caso de duda, espera. Y si, amigos y familiares a veces regalan lo que les parece, por lo que con quienes tengas suficiente confianza habla primero, explícales que te facilitarán la vida si te escuchan.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno. Yo también odiaba el móvil de la cuna de Daniel. La mejor decisión fue quitarlo y dejar de sufrir para meter el crío en la cuna jeje

    ResponderEliminar
  5. Buen tema... yo heredé muchas cosas, así que de la mayoría ya tenía comprobada la utilidad. De todos modos, no usé los intercomunicadores (me regalaron unos que permanecieron intactos en su caja y presté tres años después a una amiga -que vive en un duplex- cuando iba a ser mamá). Prescindí de móvil de cuna, parque y andador.
    Lo que sí me fue muy útil fue el cojín de lactancia, ante de dar a luz, porque me ayudaba a coger la postura para dormir (aunque esto lo puedes hacer también con una almohada), y después, como un cojín más del sofá. A Mateo le encanta rodearse con él ("el nidito", lo llama), y a mi me viene genial para acomodarme para leer en el sofá :-) (el mío es un churro largo relleno de microbolitas).
    La Thermomix me ha venido bien, pero ya la tenía 10 años antes de ser madre ;-)
    Alguno para añadir a tu lista: el asiento de bañera, ese cojín-canelón para mantenerlos de lado cuando son muy pequeños (con lo fácil y barato que es enrollar una toalla)... y una marcianada que me envió una amiga que vivía en EEUU: un expendedor de biberones (donde los guardabas una vez esterilizados).

    ResponderEliminar
  6. La hamaquita: parece útil...pero realmente están en ella, al menos mis hijas, unas cuantas semanas y ya. De recién nacidas porque les queda enoooorme, y luego porque enseguida se quieren tirar de ella. En fin, que te hace el mismo servicio el maxi-cosi del coche que además tiene la barra arriba para colgarle tres cosillas. La tengo nueva, y deseando regalarla.

    El esterilizador de biberones...con la nena era primeriza y fue útil...para tenerlos recogidos allí, la verdad, no para otra cosa. Con la bebé ni lo hemos sacado. Deseando regalarlo también, pero ya ni las primerizas lo quieren.

    Completamente de acuerdo con el móvil de la cuna. Una pasta y encima en cuanto se ponen de pie, lo rompen (caro, o barato, da igual)

    He llegado a ver CHORRADAS tales como calentadores de toallitas, y bolsas aislantes del pañal sucio que van a una papelera especial (como si fueran residuos tóxicos...bueno, tal vez sí!!!)

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Rocío, me quedo loca con el administrabiberones... yo tuve algo parecido para las cocacolas de la nevera...

    Tita, yo la hamaca tampoco la recomiendo. Para recién nacidos si es para dormir es mejor la minicuna/cuco/capazo... y en cuanto que crecen un poco se quieren tirar y para tenerlos atados es mejor que jueguen en la manta del suelo...

    ¡El contenedor de pañales! qué gran olvido por mi parte... ¿no será mejor tirarlos bien cerraditos con sus cintas adhesivas a la basura cada día que dejarlos en el contenedor de residuos radioactivos? tre-mendo... y ¡tiene cartuchos de bolsas que se compran aparte!

    Y lo del calienta toallitas es TOTAL... el culo bien fresquito y limpio es lo mejor :-)

    ResponderEliminar