jueves, 15 de marzo de 2012

Crisis de la edad...

He leído mucho sobre las "rachas" y los "picos" y los "cambios" y también me han dicho mucho lo de "serán los dientes" o "será la tripa"... que yo siempre tengo a las "Señoras qué" de mi barrio dispuestas al diagnóstico. El caso es que Alejandra no habla, así que no lo tengo claro, pero ha tenido un par de semanas en las que estaba más ñoña, más inquieta, más llorona, a veces insoportable, que yo la quiero mucho pero no se aguantaba ni ella.

Soy de esas madres super suertudas que tienen una peque que se va a la cuna diciendo adiós con la mano y la tumbo, se tapa con su mantita y trece horas después se levanta toda feliz. Lo sé, me odiáis. Os chincháis. El caso es que éste par de semanas pensé que se me había acabado el chollo. Parecía que la cuna tuviera pinchos y ella se estiraba y ni el Padre Karras la hubiera logrado tumbar.

Además está el asunto de los miedos. De repente todos los ruidos tipo aspiradora, batidora, secador de pelo, la aterrorizaban. Hemos superado ya el de la batidora y el secador a base de que cuando lo voy a encender empezamos a hacer "brum brum" "buuuuuuuuuuu"... en plan Rubalcaba.

El problema es la aspiradora que sólo con verla ya le da un ataque y en mi casa, con dos gatos, es vital. Estábamos ya a punto de ponerle nombre a alguna de las pelusas así que hemos empezado una terapia a ver si lo supera. Hoy nos hemos sentado en la alfombra, entre pelusas, a ver cuentos sentadas junto a la aspiradora apagada. Y aunque la miraba con mala cara, al final no ha llorado ni nada. Y con la inestimable ayuda de la Abuela 2.0 que la entretenía un rato, yo mientras he logrado que mi casa dejara de parecer del lejano oeste con plantas rodaderas por el suelo y que la peque no montara un escándalo. A ver si poco a poco podemos volver a la normalidad.

Por lo pronto ya lleva durmiendo normal desde el fin de semana y los últimos dos días se vuelve a ir contenta a la cuna. Así que no tengo claro qué le pasaba, porque dientes sigue teniendo sólo los dos de abajo desde hace 4 meses. Si ha sido una crisis de la edad, por eso de que la semana que viene cumple aun año, me alegro de que la haya superado sin necesidad de teñirse de rubia o comprarse una moto, como hacemos los mayores.

3 comentarios:

  1. Querida Mamá 2.0:
    Yo creo que Alejandra se ha dado cuenta de lo buena que es...y te ha dado un poco de guerra para que lo aprecies ;)

    ResponderEliminar
  2. Si ya lo digo yo, que me ha tocado la lotería. Disfruto cada día de lo buena que es, de sus 13 horas de sueño y de que todo lo que le cocino se lo come... no sea que un día cambie de opinión :-P
    Ésto ha sido por darnos vidilla ;-)

    ResponderEliminar
  3. Mi chiquinina también es así, se va a la cuna diciendo adiós, pero en esta semana hacía como la tuya, muerta de sueño, pero no aguantaba tumbada. Mucho moco, que se había ido al oido.

    Creo que cuando le duelen los oidos es cuando está más irritable y además no duerme bien, creo que al tumbarse tienen más presión.

    Mi pediatra ya me lo pregunta directamente: si está pejiguera, seguro que le duelen los oidos...y bingo! inflamados y a veces, infectados.

    (a lo mejor por eso le molestaba también la aspiradora a la tuya...)

    ResponderEliminar